Uno de nuestros clientes tenía sospechas sobre la veracidad de las bajas médicas de una de sus empleadas.

Cuando se pusieron en contacto con Winterman nos expusieron su inquietud en saber si era viable identificar alguna irregularidad en la documentación que la empleada les estaba presentando.

Una vez tuvimos en nuestro poder toda la documentación aportada por la trabajadora, procedimos a su estudio documentoscópico. El análisis y cotejo de los documentos mediante un método grafométrico y comparativo, utilizando el instrumental y software técnico adecuado, pudieron confirmar que los documentos habían sido manipulados, por lo que eran justificantes médicos falsos.

Gracias al trabajo realizado y a todas las pruebas obtenidas, la empresa cliente pudo demostrar que su empleada estaba cometiendo un delito de falsedad documental al presentar bajas médicas manipuladas con el fin de justificar sus repetidas ausencias a su puesto de trabajo.