Nuestro cliente, fabricante de productos lácteos, tenía sospechas de ser víctima de fraude interno ya que durante los últimos meses habían detectado que los gastos procedentes de la compra de materia prima eran muy superiores a los ingresos derivados de las ventas.


Desde Winterman se analizaron los indicios y se estimó realizar una investigación en profundidad que abarcara diferente puntos de actuación para poder averiguar cuál era el origen de dicho desajuste en el balance económico.

Gracias a la investigación se descubrió una trama de actividad laboral paralela, donde varios empleados estaban produciendo mayor cantidad de stock de yogures y batidos para venderlos de manera ilegal a un tercero.

Dicha actividad no solo estaba mermando económicamente a la empresa, también estaba generado una mayor competencia en el mercado, ya que los productos vendidos de manera fraudulenta acababan llegando a las tiendas a un precio de venta al público inferior al precio de mercado.