Nuestro cliente, una importante empresa del sector farmacéutico, solicitó los servicios de Winterman ya que tenían indicios de que un empleado de su red de comerciales estaba incumpliendo con sus obligaciones y deberes laborales.

Desde Winterman se pasó a analizar con detenimiento las sospechas del cliente y los primeros indicios de la posible mala praxis. Estudiado el caso se le planteó al cliente la realización de una vigilancia al empleado en las horas y días donde se habían detectado pautas de conducta sospechosas o inadecuadas.

Fruto de la investigación se pudo corroborar que el comercial no realizaba las visitas comerciales que afirmaba tener agendadas. En su lugar, realizaba otras actividades que nada tenían que ver con su ejercicio laboral. Asimismo, se puedo verificar que el empleado estaba pasando a la empresa tiques de gastos falsos. El importe defraudado con la falsificación de los tiques de dietas superaba los 900 euros mensuales.

Gracias a nuestra investigación el cliente pudo obtener las pruebas suficientes que acreditaban el fraude cometido por su trabajador. La obtención de evidencias por parte de nuestro equipo de detectives es clave en caso de juicio, ya que únicamente las pruebas presentadas por un detective serán válidas en un proceso legal de estas características.