Nuestro cliente, una empresa de inversión tecnológica, se puso en contacto con Winterman para solicitar un servicio de Due Diligence sobre una StartUp (empresa emergente) con la que tenía iniciadas una ronda de negociaciones para una importante inversión económica.

El objetivo del proyecto era realizar un análisis, en profundidad, sobre la reputación de los emprendedores en el sector e identificar posibles riesgos legales como el infringimiento de propiedad intelectual e identificar si la empresa contaba ya con contratos firmados para la implementación de las soluciones desarrolladas por la misma.

En este caso, todo estaba en orden y la operación pudo cerrarse con un nivel mucho menor de incertidumbre por parte del cliente y con mayores garantías para su inversión.

La ventaja competitiva que ofrece este tipo de informes es una pieza clave para nuestros clientes, quienes pueden descartar negocios tóxicos e invertir en aquellos que realmente les serán rentables y beneficiosos.