Por Ignacio López, Socio-Director en Winterman Barcelona

El uso de detectives privados para la vigilancia a trabajadores

Vigilar las pautas de conducta de los trabajadores mediante el uso de detectives privados es una práctica habitual dentro del mundo empresarial. En Winterman, llevamos más de 45 años de experiencia en la obtención de pruebas dentro del ámbito laboral.

La contratación de detectives permite la realización de seguimientos con el fin de poder corroborar si un empleado cumple o no con sus obligaciones y deberes laborales.  Dicho servicio es completamente legal, y está regulado jurídicamente para que todas las pruebas recabadas durante la investigación puedan ser aportadas y aceptadas en un juicio.

Dentro de la legalidad de la práctica se establecen ciertos límites, limites decretados para que haya un uso responsable, adecuado y justificado de los servicios. En Winterman, analizamos y estudiamos cada caso para ofrecer un servicio personalizado y garantizar que nuestras investigaciones cumplen con todos los requisitos establecidos por ley.

Todo seguimiento debe cumplir con los siguientes requerimientos:

  • Justificación; debe existir la sospecha fundada de un comportamiento irregular.
  • Idoneidad; debe permitir verificar si el trabajador realiza actividades incompatibles con su situación.
  • Necesidad; cuando no es posible utilizar otro medio de vigilancia alternativo igualmente eficaz.
  • Proporcionalidad; el medio de obtención de pruebas debe garantizar los derechos fundamentales del empleado y guardar una proporción de equilibrio con los derechos que éste a su vez, pudiera estar conculcando respecto de sus empleadores. El seguimiento debe realizarse durante un periodo limitado, suficiente para confirmar las sospechas.

Cabe destacar que los resultados obtenidos fruto de la investigación y plasmados en un informe por parte del detective, tienen un alto valor probatorio y constituyen una prueba testifical con gran valor procesal cuando es ratificado por el detective durante un juicio.

Otro de los elementos clave de la contratación de un detective recae en que los resultados obtenidos son totalmente objetivos y basados en la obtención de evidencias físicas, por lo que los informes no son susceptibles de revisión ante un posible recurso.

Por todo ello, es clave la contratación de un profesional de la investigación privada para poder hacer frente de manera adecuada a un posible caso de mala praxis por parte de un trabajador. Sólo las pruebas obtenidas de un seguimiento realizado por parte de un detective privado, debidamente acreditado, serán aceptadas legalmente en caso de juicio. Los mismos criterios se aplican  a otros medio de obtención de pruebas empleados por detectives, como la instalación de cámaras ocultas en espacios que no vulneren la intimidad del trabajador.

Haz click en la imagen para descargar el artículo: