Por Juan José Díaz Corredor, Director WInterman Zaragoza.

Según National Geographic, España se enfrenta a una de las sequías más destructivas de la historia.

España es el país con más embalses per cápita del mundo y no se pueden hacer más sin construirlos en zonas catalogadas como de “alto valor ecológico”. Según Greenpeace, los efectos de la sequía son cada año peores, porque ya no es solo un tema meteorológico, ya que ahora se han agudizado por el cambio climático, por lo que van a ser más recurrentes, con periodos más cortos entre sequías y de duración más intensa.

Los últimos datos de agua embalsada, que se pueden ver en la tabla y gráfica siguiente, revelan lo preocupante de la situación:

Agua Embalsada en España
Agua embalsada (Nov. 2017) 20.768 hm³ 37,04%
Variación semana anterior – 105 hm³ – 0,19%
Capacidad 56.075 hm³
Misma semana 2016 26.928 hm³ 48,02%
Misma semana 2007 (hace 10 años) 30.182 hm³ 53,83%

graf1


El sistema hídrico de la península está colapsando ante la peor sequía en 25 años.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha declarado que lo primero que lee cada mañana es el informe de situación de los embalses españoles.

Actualmente, más de 60 localidades ya están siendo suministradas con camiones cisterna en Castilla León, casi 30 en Guadalajara y Cuenca, y otras en La Rioja, Sevilla, Málaga, Ourense y muchas otras en Extremadura.

El impacto de la sequía se cifra ya entre un 1%, un 2% del PIB.

Si las lluvias no llegan pronto, el suministro de agua potable podría verse seriamente comprometido en todo el país.

Actualmente existe una sobreexplotación de los embalses por parte de los agricultores, ya que el INE (Instituto Nacional de Estadística) ha cifrado que el 84,3% del agua embalsada se dedica al regadío, mientras que la población y la industria consumen el 15,7% restante.

Se espera y confía en que otoño, que es tradicionalmente el mes más lluvioso en España, amortigüe la situación, pero sería necesario una cantidad ingente de lluvia y nieve para incrementar el nivel de los embalses, y las previsiones de la AEMET (Agencia Estatal de Meteorología) no tiene en sus previsiones un otoño de muchas precipitaciones.

Ante la escasez de agua y ante la certeza de que en el futuro, como ya comentaba al inicio, los períodos de sequías serán recurrentes e intensos, se deben tomar medidas urgentes dirigidas a la gestión del agua, sobre todo en el sector que más consume, la agricultura, por ser el recurso natural más importante que tenemos.

El agua es crítica para el desarrollo sostenible, incluyendo la integridad del medio ambiente y el alivio de la pobreza y el hambre, y es indispensable para la salud y bienestar humanos. (Naciones Unidas)