Por Enric Vilamajó, CEO en Winterman.
La prevención y detección del fraude interno es fundamental para el buen desarrollo de una empresa. Las medidas preventivas reducirán el riesgo de comisión y la detección precoz evitará su propagación y volumen.

Una vez más la prensa se hace eco del aparente conflicto entre privacidad y control en el ámbito de las relaciones laborales. ¿Hasta dónde está el jefe legitimado para controlar una posible actividad desleal o fraudulenta? ¿Qué consideraríamos privacidad en el entorno laboral?

Haz click en la imagen para descargar el artículo:

Artículos Winterman